Canon PowerShot D10

Canon PowerShot D10

Dentro del extenso repertorio de cámaras compactas de Canon se echaba de menos un modelo acuático y robusto, pero su momento ha llegado al fin. En este caso Canon ha apostado por la especialización, con una propuesta bastante diferente del resto de cámaras PowerShot y que realmente tiene una estética que recuerda un poco a un submarino.

El objetivo parece el ojo de buey de un navío, y sus formas redondeadas son inconfundibles y repletas de detalles específicos para el entorno submarino. Desde las cuatro fijaciones de bayoneta en sendas esquinas para fijar los distintos tipos de correas y sujeciones disponibles como accesorios, hasta la distribución de los controles aprovechando toda la carcasa en busca de una separación apropiada para el uso de guantes.

Es sumergible hasta 10 metros, una profundidad suficiente para actividades acuáticas de todo tipo exceptuando el submarinismo, y ofrece un buen repertorio de habilidades fotográficas. Se echa de menos, no obstante, un gran angular que facilite captar los paisajes submarinos sin tener que preocuparse demasiado por el encuadre o un poco más de zoom. La calidad óptica es elevada, y con un objetivo especialmente luminoso F2.8, lo cual supone un punto más de margen frente a situaciones complicadas de luz.

El estabilizador es óptico y además graba videos hasta 640×480 píxeles y 30 fps. Además de este uso acuático, en principio no hay motivo para no usarla en otros escenarios. Las excelentes y versátiles fijaciones son un valor añadido en actividades como el esquí, o la montaña, y también cuando nos encontremos con la cámara fuera del agua.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *