Camara Rollei X-8 Sports

Camara Rollei X-8 Sports

Si bien sobre el papel esta cámara se presenta como una opción con suficientes argumentos para afrontar actividades en todo tipo de terrenos y condiciones, cuando se empieza a trabajar con ella aparecen carencias en prácticamente todos los apartados relevantes para conseguir una buena experiencia fotográfica.

La pantalla tiene la menor resolución de todos los modelos analizados, y el sensor, con 8 Mpx, también se queda por detrás. El estabilizador óptico tampoco está presente, de modo que la estabilización se consigue aumentando la sensibilidad ISO, lo cual no contribuye precisamente a mejorar la calidad de las imágenes.

Eso sí, junto con el modelo Agfa (que casualmente comparte el mismo diseño, aunque con menús ligeramente distintos) es una de las cámaras que más modos acuáticos incluyen para automatizar la captura de instantáneas. Olympus también ofrece un repertorio variado de modos, pero en este caso la estabilización óptica hace que los automatismos en pro de la obtención de imágenes «buenas» no recurran al aumento de la sensibilidad ISO.

El macro tampoco es uno de sus mejores argumentos para convencer, con 10 cm de distancia mínima de enfoque. Incluso otros modelos, a pesar de sus reducidas dimensiones, consigue 8 cm de distancia mínima de enfoque.

Y el macro es muy interesante en situaciones tales como bajo el agua en zonas costeras donde los detalles llaman la atención especialmente. El fabricante tampoco ofrece datos de la autonomía, pero en las pruebas hubo que cargar la batería incluso cuando otras cámaras aún tenían en verde tres cuartas partes del indicador de carga.


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *