Camara Digital Ricoh G600

Camara Digital Ricoh G600

A primera vista esta cámara se muestra como una de las más contundentes en cuanto a protección: con un recubrimiento de goma prácticamente en su totalidad, botones sobredimensionados para su uso con guantes o tapas bien pertrechadas con juntas aislantes y cierres de seguridad, es una cámara excelente para escenarios inhóspitos.

De todos modos, no destaca especialmente ni en capacidades acuáticas (con un solitario metro de profundidad máxima, y sólo durante media hora), o una altura de caída de 1,5 metros, que no supera (sobre el papel) los 2 metros de la cámara Olympus, por ejemplo. De todos modos, Ricoh ha conseguido un producto muy versátil y fiable que encontrará hueco en mercados incluso profesionales como el de la construcción gracias precisamente a ese acabado un tanto espartano y a unas dimensiones generosas.

Incluso dispone de un modo “Firefighting” (bombero) especial para fotografiar incendios. Fotográficamente se echa de menos un estabilizador óptico, así como más modos de escena, aunque incorpora funcionalidades muy particulares, como el flash con hasta 10 m de alcance, o la sensibilidad ISO de 3.200. La autonomía es también elevada y dispone de modo manual de enfoque para situaciones complicadas.

El macro de 1 cm es otra característica fotográfica notable, aunque como mayor contrapartida está elevado el ruido obtenido en las pruebas en todas las sensibilidades. Ricoh Caplio G600 es una propuesta seria y exenta de todo ornamento que no esté al servicio de la captura de imágenes en condiciones complicadas, y más para usos profesionales que domésticos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *